AEMET y el Ejército del Aire investigarán las ‘avionetas antigranizo’

2 noviembre, 2015  por  Redacción     1 Comment

DIEGO MARAÑÓN | Las supuestas avionetas antigranizo capaces de disipar nubes y alejar las lluvias de los cultivos cuando se están formando tormentas vuelven a dar que hablar, si es que alguna vez han dejado de hacerlo. Representantes de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región de Murcia (FECOAM) han conseguido un compromiso por parte de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y del Ejército del Aire para colaborar en la investigación abierta a principios de año sobre este tipo de actividad ilegal. Eso sí: La predisposición, aunque esperanzadora, tiene letra pequeña: Fuentes de la Delegación del Gobierno han puntualizado que es cierto que los altos mandos de la base aérea de Alcantarilla se comprometieron a colaborar con estas investigaciones, pero sólo en el espacio aéreo de competencia de la base, que es de 5 kilómetros cuadrados.

Tal y como detalla La Opinión de Murcia, el acuerdo ha sido posible tras varias reuniones con los militares en las que los cooperativistas mostraron su preocupación en torno a los vuelos realizados por una serie de aparatos que estarían “bombardeando el cielo con metales pesados para aumentar la presión atmosférica y dificultar que caiga una sola gota de agua”.

Alarmados por la sequía en la que se encuentra inmersa la Región de Murcia, FECOAM presentó una denuncia el pasado mes de febrero ante la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de la Región. En el escrito se recogían una serie de indicios y sospechas sobre el uso de cohetes antigranizo y avionetas equipadas con sustancias químicas que impiden la aparición de lluvias.

El espinoso asunto no es nuevo. La interminable polémica del uso de yoduro de plata contra las nubes ha sobrepasado ya con creces el medio siglo. Aunque su existencia se venía rumoreando desde mucho antes, en los años 80 las avionetas antigranizo coparon muchas conversaciones en la Dordoña (Francia), y en los años 90 este tipo de actividad se detectó en la zona del Moncayo, en nuestro país. En un artículo publicado en la revista Año/Cero en abril de 1996, Javier Sierra afirmaba que las denuncias de campesinos castellanos que afirmaban haber visto cómo surcaban el cielo este tipo de avionetas “robanubes” ocupaban 7000 folios en el Juzgado de Instrucción número 2 de Soria.

Lo cierto es que desde allí, ayudada por los métodos de difusión de las leyendas urbanas, pero esta vez con más indicios que dudas, la preocupación se extendió por todo el sur de la Península Ibérica. Ya por aquel entonces las protestas se dirigieron contra la administración, por entender que determinadas empresas llevaban a cabo estas campañas sin ningún tipo de control oficial, con el consiguiente peligro para el medio ambiente. El por entonces ministro de Obras Públicas y Transportes, Josep Borrell, llegó a comparecer en el Senado hasta en dos ocasiones para asegurar que en España el sistema de siembras aéreas había dejado de utilizarse en 1985 “por su elevado coste en relación con los resultados obtenidos”.

Esta vez la denuncia de FECOAM, sin embargo, no se basa solo en testimonios. La Federación ha aportado a la Fiscalía copias de vídeos grabados por varios de los ganaderos y agricultores afectados en los que se muestra el vuelo de avionetas a baja altura durante los días nublados y con amenaza de lluvia. El propósito es llegar al fondo del asunto. Descubrir quién está detrás de estos vuelos, qué sustancias químicas se están pulverizando y con qué fin. Para ello también contarán desde este momento con la colaboración de la Guardia Civil y el Seprona.

El siguiente objetivo en la agenda de FECOAM es conseguir algún tipo de compromiso por parte de la Dirección General de Aviación Civil, con la que solicitarán reunirse cuanto antes. Los hombres del campo de Murcia no van a cejar en su empeño y pretenden seguir llamando a la puerta de las diferentes instituciones implicadas para que colaboren en la búsqueda de los responsables.

En 2010, el periodista Antonio Botías afirmaba en La Opinión de Murcia: “A lo largo de la última década del siglo pasado abundan los testimonios de quienes aseguran que el trasiego de avionetas fantasma es habitual. Era el caso de José López, un apicultor de Ricote que, desde hacía una década larga, observaba emocionado la llegada de las nubes, para luego contemplar «a las avionetas que salen contra ellas y, en diez o quince minutos, se queda raso de golpe». Y contra tan contundente afirmación, al parecer, no hay quien luche, ni siquiera la Virgen de la Fuensanta con su fama de creadora de tormentas”.

MÁS INFORMACIÓN:

+ La Opinión de Murcia: ‘Aemet y Defensa luchan contra las avionetas antigranizo’
+ Cadena SER: ‘FECOAM sigue su lucha contra los aviones anti lluvia’
+ La Verdad: ‘La Aemet y el Ejército investigarán si se usan avionetas antilluvia’

Comentarios en Facebook

comentarios

Categorías —

1 Comment

  1.   27 marzo, 2017, 20:57

    En la actualidad se ha constatado esta práctica en la zona del Parque del Moncayo. El motivo que se baraja es la proximidad de la base aérea de Bárdenas y las instalaciones de Opel España en Figueruelas. En cualquier caso, las consecuencias van más allá de la repentina “destrucción” de las inminentes tormentas: en los montes de algunas localidades se pueden apreciar franjas de terreno, de centenares de metros de longitud y decenas de metros de anchura, en las que la vegetación muere de manera repentina y de forma generalizada (la mortandad afecta a todo tipo de especies). Los análisis llevados a cabo, de forma privada, reflejan altos niveles de productos nocivos para el ser humano tanto en acuíferos como en tierras.

Leave a Reply


No usar estas etiquetas:    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>