Cerro de los Santos: Crónica ‘sui generis’ de una recreación

12 Octubre, 2014  por  Redacción     No comments

banner-cerro-santos

El Cerro de los Santos es una historia increíble de la arqueología patria. Llena de egoísmo, avaricia, ilusión y oportunismo. Puso en evidencia el notado carácter español, que parece que se apoca ante cualquier eventualidad que supere mínimamente sus previsiones o expectativas… Vamos, tan cainita como seguimos siendo actualmente, salvo contadas excepciones.

Recrear parte de la historia suponía todo un reto, y cuando me convocaron para acompañar al equipo de recreaciones de Cuarto Milenio me llevé una grata sorpresa. Siempre me había atraído el tema y sabía que podría ser bastante espectacular de cara a la fotografía, por lo que preparé a conciencia el equipo, dejándolo a punto para el día siguiente.

cita-cerro-santos-1La citación no era demasiado temprano, y tampoco estaba demasiado lejos de Madrid capital. Al llegar, me sorprendió ver la localización. Ya había varias personas del equipo preparadas y todos los sets estaban dispuestos, los actores en maquillaje, el dire de foto (Quique) encuadrando, y los encargados del semoviente (teníamos un mulo para las primeras secuencias) ensayando el que sería el itinerario.

Era como ir a inspeccionar un hormiguero. Sin estruendos, todo el mundo parecía moverse sabiendo exactamente qué debía hacer en cada momento. Siempre me ha sorprendido eso de este equipo, en general de los equipos de rodaje de Cuarto Milenio. Eso, y las caras de felicidad… el ambiente tan distendido.

Por mi experiencia en videoclips, cortometrajes etc… los rodajes suelen ser situaciones bastante tensas donde, sin querer, o quizás, a veces, queriendo, las voces suelen levantarse por encima de lo normal con demasiada frecuencia. Así que la primera vez que me tocó “una recre” aluciné, pensando que tenían un buen día o que me había tocado una fácil… pero no. Este equipo es así siempre. Es lo que más me gusta de este trabajo.

cerro-de-los-santos

Una vez estuvo todo preparado, el atrezzo colocado en su sitio, los figurantes preparados y el acting ensayado, el rodaje comenzó. Aunque las recreaciones no lleven sonido directo, se guarda un respetuoso silencio, en el que Manu, el realizador, va dando pequeñas órdenes a los actores para guiar su interpretación.

Allí, en ese paraje que parecía sacado de otra región de España, que habían localizado in situ unos días antes, hacía un sol de justicia y todo el equipo estaba expectante; ya se sabe, al trabajar con animales puede pasar cualquier cosa. Pero salió perfecto, es lo que tiene un engranaje bien engrasado. cita-cerro-santos-2

Después de rodar otros planos, parar a comer y seguir rodando, hubo otros dos detalles que me gustaron bastante: Primero, que allí todo el mundo colabora en lo que puede, sin ceñirse a los, a veces, acartonados estatus jerárquicos de las producciones audiovisuales, y además, el realizador escucha sugerencias y llega a consenso con su equipo cuando no tiene algún matiz lo suficientemente claro (otra cosa muy poco habitual fuera de este oasis).

Tras recoger el material, pusimos rumbo a otra (impresionante) localización, en el centro de Madrid, un colegio de educación secundaria, vetusto, pero aún en funcionamiento, que quedaba como anillo al dedo para recrear esa parte de la pieza en la que se ve cómo el protagonista, Juan de Dios de la Rada intenta explicar a una comunidad de catedráticos su hallazgo. Lamentablemente ya sabemos el éxito que tuvo, pero, de verdad, creo que debió ser muy parecido a lo que al final vemos los espectadores en CM, pues las recres suelen ser bastante fidedignas, sin adornos, mostrando los hechos como se cree que de verdad sucedieron, y eso es un mérito de abstracción inmenso.

No sabría con cuál quedarme de todas las recres en las que he participado. Solo sé que le dan un matiz de calidad al programa enorme. Que son un deleite para cualquier dire de foto y realizador audiovisual, por la libertad creativa y de expresión que tienen. Que el resultado parece increíble con el poquito tiempo que hay para llevarlas a cabo, y que definitivamente, son pequeñas peliculitas que nos transportan, como máquinas del tiempo, a un momento, a una historia, a un acontecimiento que, seguro, se parece bastante a lo que nos muestran.

Es algo así como poder pintar sueños y recuerdos y después compartirlos con los demás.

Un trabajo en equipo. Un trabajo precioso.

GALERÍA (Podéis ver fotos de making of y de foto-fija, según el etalonaje del director de fotografía):

Comentarios en Facebook

comentarios

No Comments

Sin comentarios.

Leave a Reply


No usar estas etiquetas:    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>