Eligen a una editorial española para replicar el Manuscrito Voynich

14 diciembre, 2015  por  Redacción     No comments

DIEGO MARAÑÓN | Orgullosos, expectantes y sobrepasados por el impacto de la noticia. Así están los dos socios y propietarios de Siloé, una editorial burgalesa especializada desde hace dos décadas en facsímiles de antiguos códices, pergaminos y libros de horas que ha sido elegida por la prestigiosa Universidad de Yale para llevar a cabo un proceso histórico: Clonar (aunque a ellos no les guste demasiado ese verbo) uno de los libros más misteriosos del mundo: El manuscrito Voynich.

“Nos cautivó hace ya diez años, cuando Marcelo Dos Santos publicó un ensayo con varios estudios sobre el documento”, explica a Notas del Misterio Juan José García, uno de los propietarios de Siloé y responsable también del Museo del Libro Fadrique de Basilea. “Fue entonces cuando Pablo Molinero y yo nos dirigimos a la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale para hacer la réplica. Nosotros nos planteamos desde el principio hacer una edición que permitiese sentir el tacto del pergamino. Ha sido un proceso largo”.

Juan José García

Juan José García

El equipo de Siloé, que cuenta con doce premios nacionales del Ministerio de Cultura a la mejor labor editorial en la modalidad de facsímiles, viajará previsiblemente en el mes de febrero hasta New Haven, en Estados Unidos. Será allí donde se pondrán manos a la obra bajo estrictas medidas de seguridad. “Por motivos claros, en este tipo de casos el original nunca sale de las instalaciones donde se alberga y tienes que ser tú quien desplace todo a ese lugar”, confirma García. “Son cosas que las instituciones se plantean pocas veces en la vida, por lo que no hay un modelo de contrato establecido o una pauta a seguir. A esto hay que añadirle que detrás está una entidad tan grande como la Universidad de Yale”.

UN RETO MÁS ALLÁ DE LO VISUAL

Es la primera vez que esta institución permite algo similar, pero la adjudicación de la tarea a esta editorial no es fruto de la casualidad sino de una trabajada excelencia: “Todo el mundo conoce cuáles son las fases a la hora de hacer un libro normal: pre-impresión, fotomecánica, impresión y encuadernación. Sin embargo, en el caso de nuestros facsímiles hemos llegado a contar con la implicación de hasta veintidós o veintitres empresas”, explica el editor. “Hablamos por tanto de procesos en los que participan más de cien personas, desde un notario hasta el fotógrafo, pasando por impresores, diseñadores, serigrafistas… Resulta bastante complicado”.

Es innegable, por tanto, que en Siloé hay pasión por el detalle. Tampoco se escatima en tiempo y recursos. Todo con tal de conseguir la máxima fidelidad posible, incluyendo texturas e incluso los característicos chasquidos que salen del pergamino al pasar las páginas. “Es un material que puede tener un carteo distintivo o haber sido sometido a un proceso de deshidratación. También pueden haberlo planchado para restaurarlo, e incluso en ocasiones pueden aparecer injertos, pequeños agujeros o zonas cosidas”.

El manuscrito Voynich se encuentra en la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale

El manuscrito Voynich se encuentra en la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale

La prueba del Carbono 14 realizada en 2011 permitió fechar el códice en el periodo comprendido entre 1404 y 1438, por lo que sus características físicas resultan muy peculiares y presentan grandes retos a cualquier editor que se atreva a realizar una copia exacta del mismo. Tal y como reconocen desde Siloé, “Hay que tener en cuenta que el manuscrito Voynich es un libro muy especial, por el soporte -una vitela muy fina- y por el texto. Ha de quedar reflejada perfectamente la intensidad de la tinta de esa caligrafía tan distintiva. Sin embargo, la mayor dificultad estriba en sus folios desplegables. Me recuerda en ese sentido a un facsímil que hicimos en su día a partir de un documento sobre brujas que estaba completamente doblado. Ajustar esos dobleces fue un proceso técnicamente difícil”.

EL ENIGMA ETERNO

Las 234 páginas que conforman el manuscrito Voynich siguen plantando cara ante todos aquellos que han tratado de descifrar sus enigmas. “Yo lo he tenido en la mano y fue emocionante. La verdad es que solamente el halo de misterio que desprende te toca muy adentro. Las leyendas mueven los interiores de las personas”, confiesa Juanjo.

Descubierto en 1912 por un librero lituano del que tomaría su nombre, el manuscrito constituye por méritos propios uno de los más grandes misterios del mundo. “Resulta impresionante que nadie haya sido capaz de descifrarlo. No tengo una idea clara sobre su origen, pero sí sé que replicar el códice Voynich va a dar una mayor difusión al libro, al posibilitar a los estudiosos el acceso a un ejemplar idéntico. Por eso, descubrir hoy que esta noticia es la más leída en las ediciones digitales de algunos periódicos -por encima de política, economía o deportes- nos está impactando y nos hace pensar que estamos en el buen camino”.

La editorial contempla que el trabajo pueda estar completamente terminado unos dos años después de comenzar a trabajar físicamente con el manuscrito.

MÁS INFORMACIÓN:

+ El País: ‘El libro más misterioso del mundo’
+ Diario de Burgos: ‘Siloé realizará el facsímil del Códice Voynich’
+ Web de la editorial Siloé

Comentarios en Facebook

comentarios

No Comments

Sin comentarios.

Leave a Reply


No usar estas etiquetas:    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>