Encuentros en la tercera fase

16 noviembre, 2014  por  Redacción     No comments

Vlog

Estamos a punto de comenzar una nueva aventura en Milenio3, pero he recordado algo que es importante y me gustaría avisaros. Se trata de una visita histórica que se va a producir en Cuarto Milenio. Un testimonio que representa la valentía de algunos testigos. Por eso, siempre que se dan estas ocasiones, creo que hay que remarcarlo especialmente…

Es muy difícil que alguien que ha vivido un encuentro en tercera fase venga y lo cuente, y menos siendo miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Llevamos ya bastante tiempo hablando de Guardia Civil, de militares, de la Policía Nacional… En este caso, tal y como hemos ido informando a través de las redes, es un miembro de la Ertzaintza con más de 30 años de experiencia. Imagináos, a nivel de tensión y de miedo, a personas acostumbradas a “convivir” con el terrorismo. Y sin embargo, lo que recordarán como una pesadilla, lo que se quedará para siempre en su mente, es esto. Un encuentro que llevaba 30 años bajo secreto. Creo que os va a parecer impresionante.

© Comisión Ouranos

© Comisión Ouranos

He recordado muchas historias últimamente. Conocer esta historia, que yo pensaba que era una leyenda urbana, me ha vuelto a retrotraer a los visitantes. A Ellos. ¿Quiénes son ellos? ¿Por qué se aparecen? Da la impresión de que siempre han estado ahí. He recordado también que el primer caso que yo leí sobre OVNIs siendo un chaval me impresionó extraordinariamente, para bien o para mal. Eran dos fotografías en blanco y negro, es como si las estuviese viendo ahora mismo. En ellas se veía un atajo a través de una especie de matorrales, y el pie de foto decía: Caso Jean Claude S. El humanoide se acercó por aquí.

Ahora, cuando recibo a estas personas, cuando logramos hacer una investigación donde obtenemos estos testimonios, hay una extraña emoción. Una sensación en la nuca que no se produce con otras cosas. Puede haber lugares extraños, casas encantadas, conspiraciones o incluso casos OVNI, pero cuando hay un encuentro en tercera fase, cuando el testigo está en el mismo umbral del misterio, hay algo que es bien distinto.

Recuerdo muy bien el momento en que leí aquella experiencia de un niño francés de 10 años, Jean Claude Silvente, en el frío departamento de Domene, Isere, en Grenoble (Francia). Era un día de enero de 1976, y los testigos vieron descender una especie de cono luminoso. Leer aquello me impresionó, me impactó. Me dejó muy tocado. Lo he pensado muchas veces: De haber leído otro caso en primer lugar y no ése, ¿hubiese sido mi vida igual?

Aquellas dos fotografías significaban que había pasado algo de verdad. Había unas huellas.

Este niño -imagináos la escena, por favor- está jugando con otros chavales y se queda solo, aterrorizado. Paralizado. Aquel cono, con forma de cucurucho invertido, toca tierra y se aproxima a una zona bastante densa de población. Precisamente eso es otro clásico de los humanoides, ha pasado muchas veces. No se trata de un lugar solitario, al contrario: la urbe está cerca, aunque sí es un lugar lo suficientemente resguardado.

Nunca olvidaré lo descrito por Jean Claude: Él se queda solo junto al cono, todos han huido, y observa lo que a él le parece un sonámbulo. Nadie sabe por dónde ha salido, pero junto a la nave -si es que se trata de una nave- hay una figura rígida y muy alta que se desplaza con los brazos elevados, como tanteando. En aquel momento Jean Claude tiene diez años, los mismos que tenía yo al leer esta historia. Quizá por eso se me quedó grabado a fuego. Ese humanoide va en paralelo, le va viendo el pecho. Tiene una especie de mueca o de sonrisa, su pelo es albino y mide más de 2 metros. Entonces Jean Claude estornuda y aquel ser se gira y va hacia él. Para el niño la impresión es tremenda. Tanto que sale corriendo y llega a su casa presa del pánico. Su familia no le cree. Piensan que ha podido tratarse de un incidente de otro tipo, quizá un acosador.

'El Caso Jean Claude' (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

‘El Caso Jean Claude’ (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

Jean Claude vuelve al lugar en contra de su voluntad, porque su madre, que no le cree, le obliga a acercarse hasta una lechería cercana. Así que al día siguiente vemos a Jean Claude con su recipiente, con su jícara de leche. Cuando pasa por allí ya no hay cono, no hay nada. Pero de pronto, detrás de un árbol, vuelve a ver a aquel individuo vestido con un traje que emite cierta luminosidad. Tiene los brazos extendidos y se dirige hacia él. El niño entra en pánico y la leche se derrama. Es una tarde-noche de invierno y desde la casa familiar, su hermana y su novio alcanzan a ver cómo una especie de haz luminoso de color rojizo asciende hacia el cielo. Cuando llega la madre, el pánico es total. Su hijo está tan fuera de sí que acuden a la Gendarmería.

'El Caso Jean Claude' (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

‘El Caso Jean Claude’ (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

Cuando los gendarmes acuden a aquel lugar, no lejos de los últimos bloques obreros de Domene, se dan cuenta de que allí ha estado un individuo de una envergadura tremenda, incomprensible. Ha estado merodeando por el lugar. Y esas dos fotografías en blanco y negro que toma la Gendarmería son las que se plasman en ese libro, las mismas que a mí me impresionan.

Os diré una cosa: Desde que leí aquello en Vitoria, hace más de 30 años, cada vez que tengo delante a una persona que se ha encontrado con Ellos, que se ha visto cerca de esa fuerza, de ese absurdo, yo he sentido la misma emoción. Así que os invito a que la sintáis con nosotros. Nos acompañarán Javier Pérez Campos, Enrique Echazarra y este destacado miembro de la Ertzaintza. Yo no sé cuál fue el origen de lo que vieron , pero sí sé que eran Ellos. Los que moran al otro lado, los que siempre han estado ahí. Los mismos que nos sobrecogen y que, en ocasiones, hacen que cambie nuestra vida.

'El Caso Jean Claude' (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

‘El Caso Jean Claude’ (Cuarto Milenio, 28/06/2009)

Lo he dicho muchas veces: ¿Qué hubiera pasado de haber elegido una página diferente? Allí estaba ese caso concreto, impregnado de fuerza psíquica, que se quedó en mi mente para siempre. Cuando vuelvo a leer el caso -y lo he hecho- siento un escalofrío especial, un miedo real, una impresión muy difícil de describir con palabras y que se repite cuando me encuentro con personas que se visten por los pies, que han vivido con la muerte al lado y que me dicen que eso es lo más alucinante que han visto.

Ellos. Yo no los he visto. Pero hay algo que nos une, algo muy cercano a la expresión que ellos me muestran. Es una mezcla de temor, fascinación y respeto que nunca se olvida. Estoy seguro de que si hay alguien que, en algún momento de su vida, ha estado cerca de Ellos, nunca lo va a olvidar. Y ahora mismo, al yo transmitir otro caso, van a sentir potenciada su emoción.

10730918_787703147962856_3507274035485595976_n¿Sabéis lo que pienso? Que estos seres, como decía Jung, sean quienes sean y vengan de donde vengan, llaman y juegan con nuestras emociones. Tienen una fuerza, una densidad psíquica que transforma nuestra vida, y eso sí que es un misterio enorme.

La etiqueta ‘encuentros en la tercera fase’ significa mucho, porque es una fase extraordinaria, donde el hombre se enfrenta a algo que le deja K.O., Es como si algunas personas, en determinados momentos, tuviesen esa evidencia de que hay otras cosas rondándonos. Una evidencia que parece tan lejana para los demás. ‘Encuentros en la tercera fase’, sí, pero ¿con qué fase?, ¿de dónde vienen?, ¿qué quieren decirnos?, ¿es lógico que venga un extraterrestre para asustar a un niño y marcharse?

Parece que debe ser algo más profundo y que siempre ha estado ahí. Ese ser de pelo brillante y traje albino, de imponente estatura y que da algo de miedo… ¿no es la descripción de un auténtico ángel, o de un arcángel?, ¿será que desde tiempos bíblicos han estado con nosotros? ¿será que desde antes del tiempo también han estado con nosotros?, ¿será que nos vigilan y tutelan y que de vez en cuando mutan nuestra emoción, nuestro ADN?, ¿lo hacen por algo? En el fondo, aquí mismo, ¿estamos siendo vigilados por ellos?

Cuántas preguntas, ¿verdad?

Espero que disfrutéis de la experiencia en la tercera fase que os espera en Cuarto Milenio. Un fuerte abrazo.

Comentarios en Facebook

comentarios

Categorías —

No Comments

Sin comentarios.

Leave a Reply


No usar estas etiquetas:    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>