‘Nanosubmarinos’ que reparan células enfermas diseñados por una científica española

30 diciembre, 2015  por  Redacción     No comments

MIGUEL ÁNGEL CABRAL FERNÁNDEZ | Desde su génesis, el género de la ciencia-ficción -tanto en sus vertientes literaria primero, como cinematográfica después- ha sido la antesala ideal para posibilitar la concepción y exploración de ideas que van más allá de los límites actuales del conocimiento. Con frecuencia, ha servido incluso de inspiración para posteriores logros y desarrollos de la ciencia y la tecnología.

Un ejemplo de lo que vamos a exponer lo tenemos en la película estadounidense Viaje alucinante (Fantastic voyage, 1966), dirigida por Richard Fleischer y basada en un relato original homónimo de los autores Otto Klement y Jerome Bixby.

Su atractivo argumento se basaba en el desarrollo secreto por parte de las dos grandes potencias -los Estados Unidos y la Unión Soviética- de la tecnología necesaria para disminuir el tamaño de los objetos por tiempo limitado. Así, se decide miniaturizar un submarino nuclear llamado Proteus, diseñado originalmente para exploraciones oceánicas, con el objetivo de ser introducido en el torrente sanguíneo de uno de los protagonistas para salvarle la vida. Recientemente, la veterana revista Popular Mechanics, especializada en la divulgación de la actualidad científica y tecnológica, incluyó la película entre las diez mejores de su género, coincidiendo con algunos rumores en torno a un posible nuevo remake, esta vez con la participación del oscarizado director canadiense James Cameron.

No es para menos: la posibilidad de construir algún tipo de estructuras artificiales a escala microscópica que pudieran trasladarse por el interior de nuestro organismo, inspirada como apuntábamos antes en ideas concebidas por autores de ciencia-ficción, es uno de los campos de estudio en los que más se ha avanzado de forma destacada en los últimos años. Hablamos de aplicar la cada vez más compleja ciencia de la nanotecnología al campo de estudio de la biomedicina. Sus objetivos son diversos; desde monitorizar y controlar nuestro estado de salud hasta reparar de forma selectiva nuestros órganos y tejidos, pudiendo incluso poder llegar a curar enfermedades por completo en un futuro cercano.

Y entre tantas, una de esas líneas de investigación lleva un prometedor sello español. En concreto, el de la investigadora barcelonesa Leticia Hosta Rigau, que lidera un proyecto financiado por la Fundación Lundbeck, una entidad privada danesa financiada por un importante grupo industrial que data de 1954 y que anualmente contribuye a la promoción de proyectos de investigación científica de alta excelencia.

VIAJE 1

DE LA FICCIÓN A LA CIENCIA

El equipo de cuatro expertos que lidera la científica barcelonesa llevan ya un año desarrollando su labor en el departamento de micro y nanotecnología de la Universidad Técnica de Dinamarca. El proyecto fue sido seleccionado por lo innovador de su línea de investigación: la creación de lo que podríamos denominar nanosubmarinos, unas estructuras diminutas que navegarían por el interior del sistema circulatorio reparando las células afectadas por ciertas enfermedades de carácter congénito.

Tal y como la Dra. Hosta ha explicado a Ana Hernando en una entrevista para la Agencia SINC, el plan consiste en el diseño específico de unos orgánulos artificiales cuya misión sería reemplazar unas determinadas enzimas que resultan dañadas en personas que sufren enfermedades como la de Fabry, y otras similares. Esta dolencia, catalogada como enfermedad rara, se caracteriza por una deficiencia en el correcto funcionamiento de los lisosomas, unos orgánulos situados en el interior de las células cuyo cometido es degradar un gran número de compuestos. El daño celular progresivo derivado, provoca que los pacientes no suelan alcanzar la media de los 40 años de edad. Debido al reducido número de casos, la industria farmacéutica rehusa invertir importantes sumas en el desarrollo de tratamientos.

Estructuralmente estos submarinos serían como cápsulas a escala de micras o submicras con diferentes compartimentos donde se alojarían las enzimas sanas. Mediante una reacción bioquímica a través de su superficie, que estaría recubierta por moléculas, detectarán a las células enfermas de tal modo que cuando éstas células defectuosas sean identificadas, se acoplarán a ellas, y operarán en su interior, realizando la correcta degradación enzimática.

Desde el punto de vista de los materiales, estas microcápsulas se construirían a base de polímeros y liposomas con una estructura similar a las membranas celulares, siendo por tanto biodegradables por el organismo sin efectos secundarios.

HOSTA 1

UN GUIÑO INVOLUNTARIO

Mientras somos testigos de esta metamorfosis entre las creaciones futuristas de la ciencia-ficción y los más notables avances científicos, no podemos dejar de señalar el curioso guiño cómplice que desde la cabecera de Cuarto Milenio, venimos realizando de manera involuntaria desde hace años. Y es que, como bien sabéis todos nuestros telespectadores, la protagonista absoluta de la misma no es otra que nuestra inconfundible Nave del Misterio, una ensoñación visual que sirve como metáfora de la concepción de esa nave imposible que nos permite juntarnos cada semana para explorar mundos diversos, desde lo más pequeño a lo más extenso. La misma con la que podemos introducirnos en los misterios del cuerpo humano, impulsarnos hasta los rincones más recónditos de nuestro planeta recorriendo el tiempo y el espacio por la historia, o incluso catapultarnos hacia la inmensidad del Cosmos.

No sabemos con certeza si algún día la ciencia del futuro podrá crear algo similar. Pero, mientras tanto, nosotros seguiremos surcando todas las caras de la rica y compleja realidad que nos rodea en busca de lo desconocido. Y todo lo que vayamos descubriendo y anotemos en nuestro cuaderno de bitácora, lo iremos contando cada semana.

Gracias por no faltar a la cita.

Feliz y milenario 2016.

MÁS INFORMACIÓN:

+ SINC: ‘Diseño nanosubmarinos para que viajen por la sangre reparando células enfermas’
+ Público: ‘La científica española que fabrica “submarinos diminutos” que viajan por la sangre reparando células’

Comentarios en Facebook

comentarios

Categorías —

No Comments

Sin comentarios.

Leave a Reply


No usar estas etiquetas:    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>